V

  • Va que chuta: lo decimos de algo que se hace muy a la ligera y rápidamente y que nos puede servir para nuestros propósitos sólo a corto plazo.
    ¿Funciona? No lo toques y va que chuta.

    Tener bastante, ser suficiente algo.

    Con veinte duros vas que chutas.
  • ¡Vay que pitorrilla!: expresión que indica disgusto o contrariedad cuando nos encontramos algo inesperado.
    ¡Vaique pitorrilla, hermano! A ver si nos ponemos de acuerdo.
3074373914_be88d4ede8_m.jpg
  • Vedriao: vidriado, conjunto de la vajilla, cristalería y cacharros de cocina en general.
    ¿To este vedriao me toca fregar?
  • Velá: trabajos que habían de realizar los “pisâores” en la bodega desde después de cenar hasta la medianoche o más tarde, para terminar el trabajo de la jornada de vendimia. También era empleada la palabra por aquellos que, no pudiendo descargar antes, tenían que hacerlo en este periodo de tiempo.
  • Ven acaquí: ven acá, aquí, enfatizando nuestro deseo de que alguien se acerce.
    Ven acaquí, enano.
  • Venir el aire de donde venía el tío Villarejo: soplar el viento del noroeste.
  • Venir media piedra: expresión utilizada por los molineros para indicar que el río no traía suficiente agua como para hacer moverse adecuadamente la piedra del molino.
    Hemos tenío que cerrar el ladrón porque no vie más que media piedra.
  • Ver (o conocer) el percal: analizar y estudiar una situación, adelantándose a ella, antes de que suceda. El diccionario la contempla, pero sin la connotación de adelanto.
    No vale hacer riñoserías, que ya he visto el percal.
  • Verbo, en un: en un momento, muy corto espacio de tiempo, hacer las cosas rápidamente.
    ¿Qué trabajo te cuesta, si tú lo haces en un verbo, mujer?

    Se dice en otros sitios.

  • Verdaicas, de: es nuestra forma de decir que algo es totalmente cierto cuando se nos pone en duda lo que hemos afirmado con anterioridad.
    Te digo de verdaicas que mañana te llevo a la feria Alcázar.
  • Vergá: demasiada cantidad de paja en el cargâor o bieldo (utensilio agrícola) que atolla al que está acombrando la paja en el pajar.
    No me eches esas vergás con el cargâor, que no me da tiempo de acombrar.
  • Veró, a: “lugar” al que se manda a una persona cuando está estorbando en algún sitio, como si la mandáramos “a la porra”. La expresión completa es “Veste a veró a capar ranas”.
  • Verolilla: válvula giratoria de la olla exprés.
  • Vestugá: tirón brusco que pueden dar los niños hacia atrás, cuando se los lleva en brazos, con riesgo de caída.
3077266556_2d5487d7d5_m.jpg
  • Vez, la: cuidado que tenía un pastor de las cabras y ovejas del vecindario, llevándolas al campo junto con las suyas por las mañanas y devolviéndolas al anochecer.
  • Vidalga: juego tradicional en el que varios jugadores se proveían de sendas varas puntiagudas o vidalgas para marcar una superficie cuadrada como ronde, quedándose en el centro de ellos el que hacía de madre. Uno de los jugadores lanzaba su vidalga a éste, que debía golpearla con su palitroque y mandarla lo más lejos posible para que el que había lanzado fuera a recogerla. Mientras, el resto de los jugadores cavaba un hoyo en el ronde libre del primer lanzador hasta que éste volvía con su vidalga recuperada. Seguían el turno los demás y, cuando había un agujero lo suficientemente grande como para esconder la vidalga, ésta se enterraba. El buscador debía encontrar el palo escondido mientras los demás con las palmas de las manos golpeaban su espalda cantando: “Busca la vidalga, pájaro culón y, si no la encuentras, palo que te crio”, permitiéndose cada uno el lujo de golpear lo fuerte que quisiera, pero teniendo en cuenta que en otro turno podría tocarle a él recibir la paliza. Cuando el apaleado encontraba la vidalga oculta, se volvía a empezar de nuevo.
  • Viejas: ralladura de zanahoria para que la puedan comer las personas sin dientes.
  • Volandera: piedra guijarra aplanada, utilizada con habilidad en el juego de las pedreas, lanzándola en paralelo al suelo, con los dedos pulgar e índice y apoyada sobre el anular doblado.
    Esta tarde hay pedrea, pero no valen piedras, gijarros ni volanderas, sólo terrones.
3079765645_2c78fb589c_m.jpg
  • Vinagre: ardor, acidez en el estómago, reflujo ácido después de comer.
    Dame el bicarbonato, que tengo vinagre.
  • Volanderete: llamamos así a los pájaros cuando están aprendiendo a volar.