R

  • Rabichero: especie de alguacil del Ayuntamiento, persona encargada de cobrar el llamado “consumo” del pueblo o rabiche, consistente en impuestos como el que se cobra a los vendedores ambulantes. El cargo se obtenía por subasta, al mejor postor.
    El DRAE contempla “rabiche” como especie de paloma de las Islas Canarias.
  • Rabillos: comisuras de los labios; grietas que se producen en ellas; acúmulos blanquecinos de saliva que se les forman en las comisuras a algunas personas al hablar; manchas producidas sobre ellas, con restos de alimentos o bebidas, particularmente a los niños, por su forma de beber.
    Pero límpiale al chico esos rabillos de chocolate, hombre.
3068355423_a69e7e8d83_m.jpg
  • Raco: vulva, genitales femeninos.
    ¿Ahora traes ésas, tonta el raco?  -Anda, vente un poquito conmigo. -Que no me sale el raco.
    La parentera, por la raquera. (Refrán villafranquero).
  • Raidera: raedera, cuchilla, pieza grande del arado que sirve para quitar las malas hierbas en verano, someramente en la tierra. Decimos pasar raidera o guchilla.
  • Raido: lo decimos de la persona avinagrada, de mal carácter y trato social, contestón.
    Menuda raida está hecha, que no saluda nunca.
  • Ramonero: tonto, frasco, burrano, que tiene un ramal.
  • Rasqueo: antiguo nombre del casino “Círculo católico”. Se le sigue conociendo así.
  • Rata, la: juego tradicional variante de la zapatilla, pero que se jugaba en las noches de quintería. Los participantes se sentaban en corro con las piernas tapadas con mantas, por debajo de las cuales se iban pasando una zapatilla, que el que se quedaba tenía que descubrir desde el centro. Cuando éste se encontraba de espaldas, los otros podían sacar la zapatilla y darle unos golpes con ella para, rápidamente, volver a esconderla. Si el del centro descubría quién la tenía, éste se quedaba y vuelta a empezar.
  • Ratuá: rato ha, hace rato. Pasado mucho tiempo.
    Ya ratuá, te vengo viendo sin fuste. (Diálogos de Cheleras de Antaño.En Programa Feria 1997).
3127966695_4741fd11b8_m.jpg
  • Raya: línea de escritura.
  • Rayos de barriga: retortijones. Suelen preceder a la cagueta o zangarriana.
  • Rayuela, la: para nosotros es un juego tradicional distinto de los enemigos, que es lo que contempla el DRAE como “rayuela”. Consistía en marcar en el suelo dos líneas paralelas separadas diez o quince metros. En una se apostaban los jugadores para lanzar hacia la otra monedas de valor acordado previamente, intentando acercarse lo más posible a la otra raya con el lanzamiento. El que más se aproximaba a ella, cogía todas las monedas y las lanzaba al aire. Se quedaba con las que caían de cara, dejando para el segundo todas las que lo hacían de cruz. Éste hacía lo mismo con las suyas, dejando las que caían de cruz para el tercero y así sucesivamente hasta que no quedaba ninguna, en que el juego volvía a empezar con nuevas monedas.
  • Rebailar: girar el trompo.
    Mira qué bien rebaila el trompo en mi palma.
  • Rebailera: trompilla, trompo o peonza pequeña.
  • Rebañidera: rebañadera, especie de horca, utensilio agrícola, de dientes cortos, que se usaba para recoger los restos de paja en la era. El diccionario dice que una “rebañadera” consta de unos hierros sujetos a un arco metálico que se ata a una cuerda para sacar objetos del pozo.
  • Recena: segunda cena que se hacía antes de acostarse, a las tres o cuatro horas de la cena propiamente dicha, la cual se hacía cuando los hombres venían del campo. Como éstos venían pronto (al caer el sol) y cansados, llegada la hora de acostarse, se hacía la recena, para “pasar mejor noche”. Consistía normalmente en una cata de arrope, de dulce de melón…
    Me he vantao con mucha gana, que anoche no recené.
3092585136_11a2c8cc9f_m.jpg
  • Reche: cuando se quedan de medio lado o un poco inclinados los dados o la taba al tirarlos, apoyados sobre algún objeto, no vale y hay que repetir la tirada.
    -¡Seis! -No vale, que ha salío reche.
  • Rechivar: torcer hacia arriba.
    Tengo unos zapatos con la punta rechivá.
  • Recocha: teja de barro mal cocida en el horno de la tejera. El diccionario lo contempla como “muy cocido”.
    Aparta las recochas cuando saques, que tien mala venta.
  • Recoger(se): además de los múltiples significados que tiene la palabra en el diccionario, nosotros la usamos como sinónimo de “casar” o “casarse”.
    Entonces, ¿ya tienes to los chicos recogidicos?
  • Recortar: dejar limpia y derechica la parte más baja de cal en una pared, en el suelo, o hacer bien recta la cinta o raya inferior.
    Recorta bien esa cinta, que está mu guarra.
  • Recovero: persona que gusta en exceso de andar por la calle, alcagüeteando y un poco relenca.
    ¿Ande vais, recoveras, que estáis siempre recogidicas?

    El diccionario dice que es la persona que revende gallinas y huevos por distintos lugares.

  • Recua: además de conjunto de animales de carga que van unos detras de otros (diccionario), nosotros lo extendemos a grupo de gente, como jarca.
    -Ea, ¿pa qué te traes a to la recua aquí? -Na, madre, que venimos a merendar.
  • Redondilla: aceituna picual.
3127994687_ffd2e7f2b0_m.jpg
  • Redor: es una esterilla redonda de plaita de esparto, pero nosotros llamamos así a la pieza del mismo material que se pone para hacer más altos los laterales de un carro.
  • Refresco: mezcla hecha con gaseosa y jarabe de limón, fresa o zarza (cola).
    Hicimos refresco pa la boda de mi chico.
  • Regular: además de usarlo como adjetivo (de tamaño o condición media), nos servimos de él para lo contrario, como adverbio sinónimo de “mucho”.
    Regular compra que me ha hecho mi chica.
  • Reírse el vedriao: se utiliza cuando los cacharros de la cocina tienen grasa, al fregarlos no quedan bien, y cuando les cae el agua por encima, se notan las partes más sucias, sobre todo, en las sartenes.
    Parece que este vaso se ríe, frégalo otra vez.
  • Reja, la: compuerta de salida del agua del río Cigüela hacia el caz que la lleva hasta la laguna Chica.
    Me paece que como cierren la reja tan pronto, hogaño se van a secar las launas.
  • Rejacar: arrejacar, arar los surcos de los terrenos sembrados de lentejas, yeros o garbanzos, cuando aún están las plantas tiernas, para quitarles la escarda (malas hierbas). El DRAE da un significado algo distinto.
    Mañana hay que ir a rejacar los yeros.
3050579618_7763f59b20_m.jpg
  • Rejo: pieza metálica en la parte inferior del trompo o peonza, sobre la que gira o rebaila. El DRAE lo llama “púa”.
  • Relateo: murmuración entre dientes, indicando disgusto y protesta por algo deseado y no conseguido.
    Deja ya el relateo y cómete las sardinas.

    Igualmente usamos receo.

    Va un receo que traes to la tarde ende que te dije que no vas a salir.
  • Relenco: puede tener dos significados: persona mal educada, contestona, que no respeta a nadie.
    No contestes así, relenca, que te vas a tragar los dientes.

    O persona que gusta mucho de salir y estar fuera de su casa.

    ¿Dande vies, relenco? Esta chica está tol día relenca.
  • Rematao: terminado, sin remedio. Según el contexto, se puede ser de malo o de tonto.
    Este chico es rematao.
3137314419_56761097d9_m.jpg
  • Remoliza: montón de restos de hojas, astillas y ramas que caen en las mantas al varear las olivas.
  • Remor: ganas de moverse para llevar a cabo alguna actividad que deba realizarse con premura. Solemos usarla en negativo con el verbo dar.
    No te da remor siquiera de ayudame un poquito a barrer los corrales.
  • Rencajos: restos inservibles, desechos, residuos, despojos.
    Recoge bien todo y no dejes ni un rencajo.

    La palabra correcta es “rancajo”, punta de astilla que se clava en la carne (DRAE).

  • Renegro: color verde oscuro y brillante generalizado en la pámpana de una viña, como indicativo de la “salud” y buen estado de sus cepas.
    Eh, qué renegro se le ve este año a la viña, con el abono nuevo que le hemos echao.
3100003253_0b0aa635d4_m.jpg
  • Repelina: castigo que dispensaba el maestro al alumno tirándole de los pelos de las patillas.
  • Repeller: quedar muy justa, estrecha o pegada al cuerpo una vestidura, dejando entrever las formas y las “chichas”.
    No me abrocha el vestido porque me está repellendo.
  • Repesar: levantar en vilo a alguien para saber cuánto pesa aproximadamente y probar si se puede elevar del suelo. En el DRAE es comprobar el peso de algo.
    A ver, que te repeso pa ver si te puedo llevar en cuestas.
  • Repiscar: pellizcar, repizcar. También tenemos el sustantivo: repisco.
  • Repuntear: la palabra que el DRAE contempla como sinónima es “repuntar”, aparecer los primeros síntomas de una enfermedad o cualquier dolencia.
    Paece que me quiere empezar a repuntear el refriao.
  • Representante: peyorativamente, persona que gusta de significarse, destacar y hacerse notar, además de todos los significados del diccionario.
    No me gusta que te metas en política ni que seas representanta.
  • Requesonera: cuchara grande de cobre utilizada en las matanzas para remover el bodrio u otras grandes cantidades de algo, o para espumear una gran caldera de comida.
  • Rescuñar, rescuñón: arañar, arañazo. También se usa arrescuñar y arrescuñón.
    La Mari me ha tirao un arrescuñon.
3184725772_ebca79f6a4_m.jpg
  • Resecas: tortas de aceite saladas, muy finas, con cañamones.
  • Resistidero: resistero, horas centrales del día, cuando más calor hace, sobre todo, en verano, en la siesta.
    Se va a la laguna con tol resistidero.
  • Restriseco, rostriseco: adjetivo para indicar que algo se ha quedado demasiado seco con el paso del tiempo o su mala preparación.
    Cómete esas madalenas que se están quedando restrisecas.
  • Retieso: se dice del que goza de buen estado de salud, sobre todo, referido a personas de cierta edad, contrastando el buen aspecto presentado con la cantidad de años.
    Mientras está uno retiesico, no precisa residencias.
  • Retobato: ruedas provistas de cuchillas que se le ponen a la machina (mula mecánica) para entrilar las suertes y quitar las malas hierbas. También lo llamamos “rotabato”, “rotobato” o “torrobato”.
  • Retranca: juego de niños que consistía en hacer una cadena uniendo las manos con los de los lados, echar a correr todos, unos detrás de otros, dejándose llevar por el movimiento de los más cercanos a la madre (el primero de la fila) y, cuando ésta hacía un giro o un quiebro, los demás aumentaban la velocidad, especialmente el último, que solía salir despedido por la brusquedad del movimiento.
    -Vamos a echar una retranca. -Vale, ¿quién es la madre?

    En otros sitios se llama “látigo”.

  • Revencer: volcar, derribar algo de lado. El DRAE dice que es vencer (de victoria, ganar) completamente.
    Llena otra vez el cubo, que me se ha revencío.
  • Revoltón: gachas con patatas fritas.
3143040483_6f69f9eeab_m.jpg
  • Rezâora: mujer encargada de dirigir el rezo del rosario en una novena o en un velatorio. También se le llama rezandera.
    Habrá que decile a la rezâora que venga antes del entierro.
  • Rezo: rosario y otras letanías que se rezaban en la casa del difunto durante tres noches a partir de la defunción. Era dirigido por una rezâora y a él asistían los más cercanos a los dolientes y los que consideraban que debían cumplir con ellos.
    Vamos a cenar pronto, que hay que ir al rezo.
3031072743_00ae1f8573_m.jpg
  • Riato: riacho, riachuelo. En Villafranca, el riato es el cauce natural del río Amarguillo, cuando pasaba por la actual carretera, desde san Antón al Mesón Viejo, en la esquina con la calle de la Victoria (antes del Mesón), donde giraba para dirigirse hacia camino las Ollas (o las Hoyas), antes de ser desviado y construido el malecón, para evitar las frecuentes y graves riadas.
  • Ricamente: muy bien, no por opulencia, riqueza o mucho dinero.
    Mira qué ricamente me han salío hoy los deberes.
3033919113_3e53153ec8_m.jpg
  • Ricia: hoja de zanahoria. En el DRAE aparece con otros significados distintos.
3128085990_f2d31be580_m.jpg
  • Rilear: despuntar los tallos de los que va a salir la rosa del azafrán en una suerte.
    Ya van las suertes rileando, habrá que preparar las cestas.

    El DRAE dice que “rilar” es temblar.

  • Rilera: temblor, tembleque, del verbo rilar (temblar).
    ¡Qué rilera de rodillas cuando me apeé de los caballitos!

    También lo usamos como sinónimo de cobardía ante algo, tener mucho miedo, rilarse.

    Se riló de miedo cuando vio esa película.

    Ser un rilao es ser un “cagao” y un cobardica.

3118147040_5d0e2a5ae0_m.jpg
  • Rinche: juego de niñas que consistía en lanzar el balón a una pared, lo más alto posible, y, cuando botaba en el suelo, saltar sobre él. Tenía una variante, las diez, en la que, desde que se tiraba el balón a la pared hasta que se recogía, había que hacer una ronda de diez equilibrios, vueltas o palmadas, según tocara en cada número de los que se iban diciendo. Si el balón tocaba el suelo antes de terminar lo que conllevaba el número, la participante tenía que volver a empezar desde el uno.
  • Ringar: presentar un objeto una holgura que antes no tenía, como, por ejemplo, cuando se balancea ligeramente una silla con el movimiento, decimos que la silla se ha ringao.
    Habrá que encolar las sillas ringás.
  • Ringorrangos: son adornos inútiles y extravagantes, pero nosotros lo utilizamos como sinónimo de vueltas, vericuetos y recodos, camino dificultoso, como en una calle en zigzag.
    Anda, que no tie tu calle ringorrangos pa los coches.
  • Rinrán: guiso en crudo de bacalao.
  • Riñoso: tramposo. Hacer riñoserías es hacer trampas.
    Vamos a jugar otra vez y se va a ver la riñosería.
  • Rión: juego tradicional, en el que la madre mostraba a los jugadores el “rión” (correa o cinturón) con una determinada forma y les daba una pista. Quien lo acertara, se quedaba con él para dar rionazos persiguiendo a los demás. Éstos tenían que intentar acercase al del rión y quitárselo a la orden de la madre de “Rión, rión, que va uno (y dos y tres)”. Después tenía que decir “¡Quítaselo de veras!” otras tres veces y los jugadores tenían que arrebatárselo y, si lo lograban, podían darle igualmente a él rionazos. Si el primero en coger el rión conseguía entregárselo a la madre sin que los demás se lo quitaran o ésta cambiaba el rumbo del juego diciendo “Arremete las puntas”, el portador seguía dando rionazos. El juego acababa cuando el portador del rión conseguía entregárselo a la madre. Llamamos rionazo al golpe rápido y seco, por sorpresa, aplicado con un rión.
  • Risión: risa, carcajadas, risotadas.
    ¡Osten, qué risión hemos pasao con sus chistes!

    En plural, ratos de muchas risas.

    ¡Qué risiones se pasaban en las noches de quintería!

    También se usa mucho irónicamente para decir lo contrario: a veces se llama “cuadro de la risión” al parto.

  • Roce: se refiere a la plaza de España. Viene de cuando la gente iba a pasear y se rozaba, lo que ha derivado en llamar a la plaza con ese nombre, el “roce”.
  • Rodar: se dice cuando alguien anda de boca en boca, en los comentarios de la gente, por algo malo que le ha sucedido o ha hecho.
    Yo no tengo ninguna nesecidá de andar rodando.
  • Rokis: pantalones cortos de deporte, parecidos al calzón de los boxeadores. Se popularizó el nombre a raíz de la película “Rocky” (Rocky Balboa, boxeador), protagonizada por Sylvester Stallone en 1976.
  • Ronde: casa, refugio donde se está protegido en los juegos infantiles. Circulo pintado de clarión en el suelo para jugar con el trompo.
    El batiente de mi vecina va a ser el ronde, ¿vale?
  • Rondeal, a: poner el vestido corto al bebé que ya ha dejado de usar mantillas.
3180422870_584c232de2_m.jpg
  • Ropón: manta que se echaba encima de las caballerías para protegerlas del roce de albardas, colleras, etc. También es una pañal rudimentario o “empapador” que se ponía en la cama de los niños o de los ancianos cuando no retenían la orina. Igualmente llamamos “ropón” al acolchado que se ponía como tapa en el orinal. El diccionario lo contempla como acolchado hecho de unas telas gordas sobre otras.
  • Rosco: producto de churrería en general, ya sean churros, porras, trozos o la rosca completa.
    Me encanta el rosco con chocolate.
3031139407_a1bceedfab_m.jpg
  • Roscutrera: dulce de carnaval en forma de rosca formada por bolitas o chochos de masa frita, pegados entre sí por miel cocha (melcocha en el DRAE). En algunas zonas de Toledo se le llama “piñonate”.
3138874431_75fbe2d7a1_m.jpg
  • Rosetas: contemplada en el diccionario como palomitas de maíz.
    Madre, haga usté unas poquitas rosetas.

    Y como grandes pendientes con una piedra central y otras más pequeñas alrededor de ella. Los de nuestras abuelas son de aljófar (perlas pequeñas).

    Tengo guardás las rosetas de mi agüela.

    Nosotros también llamamos roseta o rosetón a la mancha rojiza que presentan algunos recién nacidos en algún lugar, debido, según la tradicional superstición, a que la madre ha tenido un capricho o antojo insatisfecho durante el embarazo. La mancha en sí también se llama antojo.

  • Rulaja: rodaja, loncha redonda.
    ¿Me das una rulaja de mortadela?

    Esta mala pronunciación es común en muchos sitios.

  • Rullanca: anilla, aro, cualquier objeto de forma redonda.
  • Rullos: pequeñas ruedas de hierro que tenían las trillas, en cada uno de sus cuatro picos, que servían para mantenerla en vilo si se salía el “trillâor” del ronde de la parva, para que los pedernales no chocaran contra los guijarros del suelo de la era. Con ellos se jugaba también al caliche, cuando estaban viejos y de mal uso.
  • Rumbo: orgullo, presunción, ostentación (DRAE), opulencia, intención de aparentar ser algo más de lo que realmente es una persona, señorío.
    Pues no ties rumbo tú ni na pa casate con ése.
  • Rumêar: la palabra correcta es “rumiar”, masticar la comida después de haber sido tragada y regurgitada nuevamente a la boca. Para nosotros es comer en general.
    Dame un poquito de eso que vies rumêando.