J

  • Jajar: dirigirse las caballerías en direcciones distintas a las órdenes que da el carretero, cuando van uncidas al menos dos bestias. Rasgarse una tela siguiendo el hilo de la misma cuando se tira con ambas manos, aplicando fuerzas opuestas.
3049765399_12f8ce3b02_m.jpg
3050080056_488a5d9d8a_m.jpg
  • Jalbiego: jalbegue, blanqueo con cal en las paredes, limpieza general de la casa. Las personas que lo hacen, que son normalmente mujeres, se llaman jalbeganderas.
    Chicas, ¿estáis de jalbiego?
  • Japoteo: aseo general, y a fondo, del cuerpo. Japotearse, por tanto, es lavarse enérgicamente.
     Y tocante al japoteo...Berriás vais enseñando...(Diálogo de Cheleras de Antaño, en Programa de Feria de 1997).
  • Japuana: paliza grande.
    Les insultó, y menuda japuana le dieron entre el padre y el hijo.
3130889189_022d62a5b5_m.jpg
  • Jarca : grupo numeroso de gente.
    Se quedaba en el casino una buena jarca.

    Contemplada en el diccionario como escritura fonética de la palabra árabe “harca” (partida de rebeldes y expedición militar marroquí de organización irregular).

  • Jaro: albino o muy rubio, de pelo casi blanco. También lo utilizamos como sinónimo de traidor o persona de poco fiar.
    ¡Ay, este jaro! ¡Qué poquito me estás gustando!
  • Jaspeao: lo decimos del color que resulta de mezclar varios, por ejemplo, en un jersey hecho con lana de dos colores totalmente distintos. El DRAE dice que “jaspear” es pintar imitando las vetas del jaspe.
  • Jeringoncias: dificultades para llevar algo a buen término, en cuyo caso se usa con el verbo hacer.
    Osten, to las jeringoncias que hay que hacer pa llegar a fin de mes.

    Sinuosidades en algún lugar, se usa con el verbo tener.

    Tu calle tiene muchas jeringoncias.

    Movimientos descontrolados y sin sentido de algunas personas, como los niños cuando son muy inquietos.

    ¿Quies dejar de hacer ya tantas jeringoncias y estate quietecico?
3025622470_e3ff7e4745_m.jpg
  • Jeromín : tebeo (T.B.O.), en alusión al nombre por el que era conocido don Juan de Austria en su infancia, sobre la cual el padre Coloma escribió una novela infantil, una de las primeras publicaciones para niños (o tebeos) a finales del siglo XIX.
3052563938_8cee1677ae_m.jpg
  • Jícara: es una taza pequeña. Nosotros llamamos así a las piezas de cristal o cerámica que hay en los “postes de la luz”.
  • Jinglar: el diccionario dice que es balancearse, moverse colgado de una parte a otra como en un columpio. Para nosotros es lloriquear sin motivo aparente.
    Como no dejes de jinglar, cobras.
  • Jopear : echar, con malos modos, de un sitio.
     Estábamos dando mucha guerra y su madre nos jopeó de su casa.

    Procede de aspirar la H de “hopear” (andar de casa en casa).

  • Juan Matute o repisquito en el culo: el participante que se quedaba se agachaba poniendo la cabeza entre las piernas de la madre y los demás se colocaban alrededor, haciendo lo que la madre mandaba cantando: “Juan Matute (la madre y los participantes daban un golpe en la espalda del “burro”) se cayó en su buche (igual) en su corral (más), amagar y no dar (si alguno no cumplía la orden por despiste, se quedaba de burro), sin reír (golpe y sin risas), sin hablar (igual), un repisquito en el culo (la madre elegía a alguno para “tirárselo” al burro) y echar a volar”. En este momento, el burro podía levantarse y debía adivinar cuál de los participantes, que se mantenían quietos y serios, le había dado el pellizco. Si lo acertaba, el “pillado” se quedaba y, si no, repetía de burro el mismo.
3024114671_ee0271131b_m.jpg
  • Justicia: autoridades del pueblo, alcalde y concejales.
    Ya va la música a por la justicia.