H

  • Haba: pequeño bulto rojizo que sale después de la picadura de mosquito, tábano, como reacción al veneno inoculado por el insecto. Está contemplada en el DRAE como tal (haba) y como “habón”.
    Mira cómo me han puesto de habas los mosquitos esta noche.
  • Haber roto pocos astiles: lo decimos de las personas poco amantes del trabajo, en alusión al poco uso del “azâon”.
    Ése es un bribón, que ha roto poco astiles en su vida.
  • Haber visto (o tener vistos) muchos Cristos: lo usamos para indicar que una persona es vieja, que tiene muchos años.
    Hasme caso, hermosa, que yo ya he vistos muchos Cristos.

    También lo usamos despectivamente.

    -Se ha muerto mi vecino Tomás. -Anda, bueno está, que ya tenía vistos muchos Cristos.
3143923023_3672cb2043_m.jpg
  • Habichuelos: judías verdes.
  • Hacer a alguien: abalanzarse sobre una persona para asustarla, robarle, atemorizarla…
    Ten cuidao por la noche, no sea que te salga alguien y haga a ti.
  • Hacer el maromo: esperar a alguien inútilmente, quizá por semejanza con la espera que el novio o maromo hace a la novia.
    Me ties aquí desde hace dos horas, haciendo el maromo, hermosa.
  • Hacer marras: contemplado en el DRAE con un significado distinto, nosotros usamos la expresión (con el plural de “marra”, falta de algo que debiera estar en un sitio) para decir que alguien no acude al trabajo, al colegio o a cualquier otra obligación.
    Juan ha hecho marras hoy y contábamos con él.
  • Hacer momios: hacer burla o gestos de desprecio a espaldas de una persona que está haciendo un comentario que no nos interesa.
    No le hagas momios, que te va a ver tu padre y te va a gruñir.

    Utilizamos la palabra “momios” como sinónimo de “gestos”, en general.

  • Hacer sábado: se supone que tiene su origen en que, como antes los hombres no trabajaban el domingo, las mujeres hacían limpieza más a fondo el sábado en la casa, para dedicar el domingo al asueto y descanso con el hombre. Actualmente no tiene por qué ser el sábado cuando se limpie, pero se sigue utilizando esa expresión, incluso con ironía cuando un niño desparrama sus juguetes.
    ¡Hale, ya ha hecho sábado!
  • Hacer torrecilla: es alcanzar el punto de nieve cuando se baten bien las claras de huevo, el punto firme en que cuando se levanta el tenedor o el instrumento con que se baten, la clara montada hace un “piquito” hacia arriba, que es la “torrecilla”.
    Las claras no están bien batidas hasta que no hacen torrecilla.
  • Hacer unas gachas curiosas: hacer algo bien, limpia y curiosamente.
    A ver si somos capaces de hacer unas gachas curiosas con esto de las palabras.
  • Hacer (o comer) unas poquitas: se refiere a hacer o comer gachas. También se emplea la frase: hacer o comer unas poquitas meneadas.
  • Hacerse la masa un vinagre: querer hacer algo muy rápido, con mucha ansia y deseo, para desvelar un misterio, un cotilleo o un regalo, hacerse el tiempo corto.
    Se le estaba haciendo ya la masa un vinagre de no enterase y ha venío a preguntar.
3050072482_7788240517_m.jpg
  • Hacho: manojo de sarmientos que se añade a la lumbre.
    Trâete otro hachejo, que paece que está bajando la lumbre.

    El DRAE lo contempla como puñado de paja o esparto encendido para alumbrar o sinónimo de tea.

  • Hardares: haldares, ramas bajas de las olivas, que casi llegan al suelo, por semejanza con la falda (halda).
  • Hardones: haldones, faldones, picos y partes de la camisa que caen por encima del pantalón. Se usa en otros sitios.
    Pero atalájate, muchacho. ¿No ves que llevas los hardones fuera?
  • Hecho usté: mucho, demasiado.
    Llevo esperándote hecho usté.  Me has puesto un plato hecho usté de grande.
  • Hermano: antes se llamaba así a los tíos o a los conocidos y amigos muy cercanos a la familia, para denotar más familiaridad y “fraternidad”.
    Vamos a ver al hermano Juan, que lo han operao.
  • Hermoso: además de darle el significado del DRAE, dotado de hermosura y perfecto en su línea, nosotros lo usamos para dirigirnos a alguien tanto en tono afectivo,
    Hermosa, ¿cómo está tu madre?

    como irónico.

    Anda, hermoso, que menudas horas traes.
3050179132_3005aa5f54_m.jpg
  • Higa: amuleto en forma de espina o cruz, tallado en un trocito de cuerno de venado, que se les pone a los niños para evitar el mal de ojo. En el resto de España no tiene esta forma, pero sí se busca el mismo fin con ella.
3204960244_8e3a5f5682_m.jpg
  • Higadillas: mollejas de pollo.
3148085523_4055495f90_m.jpg
  • Hijuelas: se contempla en singular en el diccionario como el documento que indica la parte que corresponde a cada uno de los herederos de un difunto. En Villafranca era el “documento” que firmaban los padres con un hijo antes de la boda de éste, donde se reflejaba todo lo que los padres aportaban en ese matrimonio, con el fin de dar al resto de los hijos más o menos lo mismo, en valor y cantidad.
    En la cómoda están las hijuelas de mi boda.
  • Hilvaneo: inquietud, nerviosidad, movimiento rápido y continuo.
    Estate quietecico, que va un hilvaneo que traes to la tarde.
  • Hinchir: hinchar, llenar mucho algo.
    Hinche bien esos costales.

    Henchir, embutir.

    Esta tarde hinchimos los chorizos.
  • Hiñir: heñir, amasar, sobar la masa del pan para darle la forma deseada de barra, rosca, hogaza…
    Si no está el pan bien hiñío, le salen muchos ojos.
3048091678_f297e528b4_m.jpg
3047254411_84d18582f7_m.jpg
  • Hornilla: especie de infiernillo o estufa metálica en cuyo interior se hace fuego; sobre la tapa, que tiene un agujero en el centro, se coloca el cacharro para cocinar.
    Hemos recuperao la hornilla que teníamos amuecía en la cámara.

    Agujero que se hace en el suelo para preparar en el campo la comida caliente del mediodía (normalmente mojete en sartén de tres patas) y que se rodea de terrones para preservar la lumbre del aire, dejando sin ellos el lado más protegido, desde donde se controla la fuerza del fuego, las brasas o se ve si hay que añadir un hacho.

    Hale, a buscar terrones pa la hornilla, que vamos a guisar.
  • Hornillo: choza de barro, parecida a un horno, pero más grande, donde se metían los campesinos para descansar o guardar los aperos.
  • ¡Hostias canas!: expresión que indica tanto sorpresa como enfado o protesta por algo sucedido, dependiendo del contexto.
    ¡Hostias canas, qué cansera traigo de quitar chupones!
  • Humera: humareda, zorrera.
    Va una humera que tenís aquí.

    El diccionario contempla “jumera” como borrachera.

3143497513_d97e482404_m.jpg
  • Humero: parte baja de la chimenea (fuego en Villafranca) que se ennegrece con facilidad por el humo, por lo que se colgaba allí, para curarlas, algunas viandas de la matanza, como los chorizos y las morcillas. No es sinónimo de tiro de la chimenea ni humareda para nosotros.
  • Hundir (las costillas): amenaza de paliza inminente.
    Anda, pasa, que te voy a hundir.
3024908756_95605b394c_m.jpg
  • Husilla: hierro largo, rechivado en la punta, que sirve para remover la lumbre y levantar las tapas de las placas de la cocina, estufas de leña, guiar el aro (juego del aro), etc.